GRANJA DE CARACOLES

granja de caracoles

¿Estás pensando en montar una granja de caracoles?

La helicicultura o cría de caracoles está en auge. Es un negocio lento pero seguro.
Montar una granja de caracoles puede ser un proyecto apasionante además es una oportunidad para los emprendedores.  La idea de negocio es crear una granja de cría de caracoles para posteriormente venderlo a bares y restaurantes en el ámbito de la restauración.

Rentabilidad de una granja de caracoles

Algunos estudios muestran que este nicho de mercado puede aportarte unas ganancias medias anuales que rondarán los 70000 €. No obstante tendrás que desarrollar un plan de empresa desde el principio el cual implicará una estrategia para el plan financiero y otra estrategia para desarrollar el plan de negocio.

Posiblemente lo más difícil de controlar en este sector será la presión social y familiar con la que te encuentres a declararte un emprendedor del sector de los caracoles.

cría de caracolesDónde montar una granja de caracoles

En principio cualquier zona es buena para montar una granja de caracoles. Esto es debido a que la cría de los mismos se realiza en invernaderos donde adaptaremos la temperatura y humedad a las necesidades de los caracoles.

¿Qué inversión hay que hacer para montar una granja de caracoles?

Si dispones de una parcela de terreno en el medio rural la inversión inicial para la cría de caracoles no será muy elevada. Una explotación con unos 500 metros cuadrados estará alrededor de los 3000 €.

Además la demanda de caracoles en la restauración está creciendo por lo que no tardarás mucho tiempo en recuperar tu inversión. Otra forma de iniciarte en el negocio de los caracoles es con recolecta de los que existen en tus tierras de cultivo. De esta forma podrás obtener los primeros ingresos sin necesidad de pedir préstamos y así iniciarte en el negocio de los caracoles de una manera más fácil.

Importante mencionar aquí que existen especies en la naturaleza que están protegidas por lo que tendrás que conocer la legislación actual si no quieres llevarte algún susto.

Así que compañero ¡móntate una granja de caracoles! investiga sobre ellos y ponte a criar. Los bares y restaurantes esperarán seguro tu producción.

Qué tipos de criadero de caracoles existen.

Existen dos formas de confeccionar un criadero de caracoles. Por un lado tenemos los criaderos abiertos que asemejan al habitat natural de los caracoles y por otro lado tenemos a los a los criaderos cerrados o artificiales.

El criadero de caracoles abierto.

Y criadero abierto como hemos citado asemeja a la vida natural de los caracoles. Su alimentación va a ser básicamente vegetal y para su explotación necesitaremos un espacio abierto. Será suficiente con crear un perímetro para que los caracoles no pueden escapar y estén aislados de posibles depredadores.

El perímetro instalaremos una malla de unos 90 cm de altura lo cual cerramos por completo en su base enterrandola o poniendo algún tipo de empalizada. Esta malla deberá ser resistente al sol y a las condiciones climáticas a las que esté expuesta.

El criadero cerrado o artificial.

Por otro lado tenemos el criadero cerrado el cual estará dividido en apartamentos independientes dejando entre medias pasillos de alrededor de un metro de anchura.

En estos criaderos integraremos un sistema de luz artificial así como controladores de la temperatura y de la humedad. La alimentación la haremos nosotros manualmente mediante piensos.

También cabe la posibilidad de idear un sistema que comprenda los dos anteriores es decir un sistema cerrado unido a uno abierto. En el sistema cerrado tendremos total control de la humedad y de la temperatura por lo que lo podremos dedicar a la cría y crecimiento. El engorde final podremos realizarlo en el sistema abierto una vez que los caracoles hayan perdido su vulnerabilidad.

Como crear una granja de caracoles

Si por fin te has decidido a lanzarte en el mundo de la helicicultura lo primero que tienes que saber es que este mundo requiere tiempo y mucha paciencia. Esto es debido hay que la cría de caracoles está condicionada al ciclo reproductivo de los mismos. Por otro lado deberán disponer de algo de capital y tener tus primeros contactos para venderlos.
Existen muchos tipos de caracoles que se pueden criar en granjas pero la mayoría de la gente que se lanza este mundo empieza con el tipo Helix Aspera.
Caracol Helix Aspera
Este tipo de caracol es el más consumido en todo el mundo así que su venta te será mucho más fácil. Además son unos caracoles que se adaptan muy bien a todos los climas y presentan una reproducción muy fácil.
España es un país ideal para la cría de estos animales debido a su clima. Actualmente en España y alrededor de 350 explotaciones y se estima que el consumo per capita en este país está alrededor de unos 300 gramos al año.
No obstante siempre existe la posibilidad de exportar a otros países consumidores de caracoles. Por ejemplo Francia es un gran consumidor.

La cría de los caracoles en granja.

Se recomienda antes de lanzarte a la explotación en masa probar la cría de unos cuantos caracoles. Por ejemplo puedes criar unos 100 caracoles para ver los resultados que obtienes y así obtener una idea y familiarizarte con su cría.
De esta fase se experimentación te harás una idea de como cuántos nacen, cuántos mueren, qué influye positiva y negativamente en su desarrollo, cuál es la mejor forma de engordarlos, etc…
Una vez aprendido sobre la cría de los caracoles podrás lanzarte sin miedo.

Fases de la cría de caracoles

Selección de los caracoles: El momento de cría y reproducción así como en el engorde los caracoles se deberán ir clasificando en función de su peso y concha. Así que tendremos varios contenedores donde una vez clasificados, pasarán alrededor de 2 meses.
Fase de engorde: Como para cualquier animal terrestre el engorde está íntimamente relacionado con su alimentación. Esta fase está muy relacionada a su vez con la de crecimiento y en ella deberemos ser muy efectivos para ver que los caracoles sean apto para el comercio y estén acordes con la competencia del mercado. Esta fase ronda los 4 meses.
Análisis de la competencia: Al propio tiempo que vamos haciendo la reproducción y engorde de los caracoles trataremos de analizar la competencia con la que nos encontramos en el mercado. Veremos la calidad de los caracoles, precio, posibles clientes, quiénes son los exportadores e importadores de nuestro país, etc…
Fase de venta: En este momento debemos tener presente que los caracoles no solo se usan para el consumo sino que hay otras aplicaciones de las que podemos sacar partido. Por ejemplo la industria farmacéutica y cosméticas podría ser un filón importante ya que con la baba del caracol se realiza muchos tratamientos y productos cosméticos.
En esta fase será importante crear una web con la que podamos llegar rápidamente a nuestros posibles clientes a través de las herramientas de marketing digital. También se pueden organizar visitas a la granja asistencias de la feria y todo lo relacionado con la promoción.

La cría de caracoles recolectados para consumo

Otra de las posibilidades en la cría de caracoles es la recolección. Saldremos en su búsqueda para mantenerlos en casa unos días hasta que estén aptos para el consumo.

malla de cria de caracolesLa cría de caracoles en casa para muchos está pasando de un simple hobby a un negocio. En un principio se empieza la recolección para consumo propio, y, como la necesidad hace el ingenio, terminamos teniendo nuestra propia granja de caracoles.

Caracoles para consumo propio

Al igual que para la cría profesional para el consumo propio las especies qué más se buscan son el caracol común, el serrano y el caracol cristiano, todos pertenecientes al género Hélix.

Estas especies son consideradas todo un manjar en determinados países como España, Francia e Italia.

Qué necesitamos para la cría de caracoles

Lo único que necesitarás para mantener los caracoles una vez los hayas recolectado es una malla de plástico o mimbre. En ella depositarás los caracoles unas semanas hasta su consumo. El motivo de tenerlos aquí un tiempo es para que puedan expulsar sus excrementos y así la molla quede más limpia y vistosa para el consumo.

No obstante nunca los dejaremos en la malla sin comida durante esas dos semanas sino que tendremos que alimentarlos.

Un truco para darles sabor puede ser meterles plantas aromáticas como tomillo y romero ya que al comérselas los caracoles su carne y quedará impregnada de este sabor.

Algunas personas les ponen especias como orégano, pero hay que tener cuidado porque con especias como pimienta podemos matarlos.

Por tanto esta primera fase en la cría del caracol para nuestro consumo consiste en tener un control de las comidas que van a tener para que quede purgado su estómago y sean atractivos para el consumo.

Cuando creamos que los caracoles ya no producen excrementos podremos pasar a la siguiente fase de eliminación de la baba.

¿Debo colgarlos en una malla durante dos o tres semanas “sin comida” para que suelten la baba?

¿Tengo que lavarlos con abundante agua y sal?

A estas preguntas debo decir un NO rotundo. Lo único que conseguiremos con ello es que se deshidraten, queden sin sabor y más delgados.

Cómo hervir los caracoles antes de comerlos

Ponemos los caracoles en una olla con agua a temperatura ambiente. Vale la del grifo. Empezamos a calentarlos a fuego muy muy lento. Procederemos retirando las babas que queden flotando y cuando creamos que ya no les quedan babas pondremos el fuego al máximo hasta que queden cocidos. Podemos aderezar al gusto con especias, laurel, etc…

GRANJA DE CARACOLES
5 (100%) 1 vote